Templo de San Hipólito

Avenida Hidalgo número 103.
Templo de San Hipólito. Este templo fue construido por los españoles para conmemorar el día de San Hipólito, en que cayó Tenochtitlán.

El templo de San Hipólito fue construido a un lado del canal donde Hernán Cortés perdió la tercera parte de su ejército durante la Noche Triste. La iglesia se levantó sobre la llamada Ermita de los Mártires, donde se guardaban los huesos de los soldados caídos aquella noche. Se decidió que su santo patrono sería San Hipólito, porque el día de la fiesta de este santo era precisamente el 13 de agosto, fecha en la que cayó Tenochtitlán. Una representación de este santo ocupa el relieve central de la fachada. San Hipólito es el santo patrono de la nueva Ciudad de México.

En 1547, Carlos V ordenó «que en aquella iglesia en cada año se hiciese conmemoración de las ánimas de los que allí y en la conquista de la tierra habían muerto». En este templo culminaba cada año la Procesión del Pendón, destinada a recordar el día en que los españoles ganaron la ciudad.

Para 1601, el primer San Hipólito se hallaba convertido en ruinas. Nada parecía hecho para durar sobre el suelo cenagoso de esta ciudad. Los cimientos se hundían, los muros se partían, las bóvedas se fracturaban. El segundo San Hipólito, hermosamente decorado con relieves de gusto mudéjar, empezó a ser construido en 1602. Por razones no documentadas, la obra se demoró durante 137 años. El templo que hoy vemos fue concluido en 1739.

Quizá su tesoro más notable es el que se halla invisibilizado en la esquina del atrio entre puestos de vendedores ambulantes. Ahí se encuentra un impresionante relieve atribuido al arquitecto José Damián Ortiz de Castro: según una versión, representa aquel célebre sueño que atormentó a Moctezuma, en el que un águila le devoraba las entrañas y que fue interpretado como un presagio de la llegada de los españoles. Por desgracia, el relieve se halla sumamente deteriorado.

Hoy, la devoción que se rinde en San Hipólito a San Judas Tadeo, tiene en el más completo olvido al santo tutelar original.


Conoce también
Hospital del Espíritu Santo y su iglesia
Capilla de Aranzazú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *