Teatro Colón

Bolívar número 35.
Aquí estuvo el Teatro Colón,
inaugurado por Porfirio Díaz en 1908.

La falta de mujeres españolas en los primeros años del virreinato provocó el nacimiento de una multitud de mestizos que sus padres abandonaban y sus madres no podían criar. A dicha circunstancia se debió la creación, a mediados del siglo XVI, del Colegio de Niñas Mestizas, «para remedio de las huérfanas, porque según flaqueza femenina están más propicias a caer o suceder grandes males».

El colegio estuvo dedicado a Nuestra Señora de la Caridad: «en sus aulas se enseñaba a leer, escribir, cantar y tocar», así como «toda virtud y buena manera». En 1744, el edificio fue remodelado tal y como ha llegado hasta nuestros días.

Las Leyes de Reforma lo sumergieron en un destino incierto: hotel, biblioteca, gimnasio, Casino Alemán… y finalmente el legendario Teatro Colón, cuyas tiples y vicetiples «motivaban el hambre sexual reprimida en las butacas» en que se hacinaban jóvenes porfirianos y viejos rabo verdes.

El Colón fue inaugurado por el propio Porfirio Díaz. El arquitecto Emilio González del Campo había embellecido el edificio, que tuvo un candil con 438 focos y la capacidad de albergar ¡a dos mil espectadores!

La noche de la inauguración la Gran Compañía Lírica Italiana presentó la ópera Carmen como un guiño a la Primera Dama, Carmen Romero Rubio. El estreno fue un fracaso, pues la soprano Elena Fons no respiraba bien, se dijo que a causa de la altura.

Así que desde entonces, el teatro explotó el género chico, con el que la célebre María Conesa, la Gatita Blanca, enloqueció a los tandófilos. Conesa «agradaba por su gracia, su manera de bailar, su picardía para cantar cuplés».

El Colón cerró sus puertas en 1924. Durante varios años funcionó como el Imperial Cinema. Desde 1994 es sede del club de banqueros.


Conoce también
Calle de Mesones
El Correo Francés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *