Salón Peter Gay

Portal de Mercaderes y Calle de San Francisco, hoy Madero y Zócalo.
En esta esquina abrió, el año de 1901, el Salón Peter Gay, famosa cantina-bar del Centro a la que acudían políticos, militares, periodistas.

Peter Gay era un hombre cincuentón con tendencia a la obesidad que siempre atendía detrás de la barra a los parroquianos de la sociedad porfiriana en un local de poca extensión, una pieza solamente. Era famosa en la ciudad la barra de Peter Gay, surtida con todas las botellas de todos los licores. Gay hablaba dos o tres idiomas y siempre traía en la cabeza un fez rojo con una borla de seda negra colgante.

Cuenta Ciro B. Ceballos en sus memorias, Panorama mexicano, 1890-1910: «Los empleados públicos que en una hilera de hormigas humanas, terminadas sus labores, salían por la puerta central de Palacio Nacional, los dependientes de las casas comerciales situadas en el contorno, los abogados que salían del Palacio de Justicia, los políticos militantes, los murmuradores y despechados, los militares en servicio activo, los periodistas famélicos y abnegados de la oposición, todos, hasta los vendedores de baratijas pasaban alguna vez a tomarse una copa en el Salón de Peter Gay. Si no podían adquirirla del elegante cognac aromático, costoso y dorado, se conformaban con adquirir un “cartucho” de democrático tequila amarillento, transparente y venenoso. O bien tomaban un “gatito” de áspero y amargo mezcal potosino, claro como el agua y maligno como el diablo, que una vez ingerido, se subía a la cabeza arañando las tripas como un tigrillo, encendiendo en la sangre un infernante fuego de tizón o ardorosa llama».


Conoce también
Dulcería de Celaya
Edificio La Palestina, revista Savia Moderna

One comment on “Salón Peter Gay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *