Residencia de los marqueses de San Miguel Aguayo

Belisario Domínguez 62.
Este opulento palacio de tezontle fue residencia de los marqueses de San Miguel de Aguayo.

En el siglo XVIII se decía que los marqueses de San Miguel de Aguayo podían ir de la Ciudad de México a la Hacienda de Patos, en Coahuila, sin dejar de pasar un solo instante por tierras de su propiedad. La fortuna de esta familia, cuyo título de nobleza fue concedido en 1682 por el rey Carlos II el Hechizado, fue una de las más fabulosas de cuantas se amasaron no sólo en la Nueva España, sino en el continente entero.

El primer marqués fue el general Agustín de Echeverz y Subiza, quien tuvo la suerte de casarse con Francisca de Valdés Alceaga y Urdiñola, nieta y única heredera del capitán Francisco de Urdiñola, uno de los mineros más acaudalados del XVI, cuyo latifundio alcanzó treinta mil kilómetros cuadrados y abarcó 66 poblados; prácticamente la cuarta parte del estado de Coahuila. Miles de cabezas de ganado le permitieron abrir incontables obrajes en los que se fabricaban paños, fieltros y bayetas. Urdiñola introdujo el cultivo de la vid en el Valle de Parras, donde se encuentran algunos de los viñedos y bodegas más famosos de América.

Como muchos aristócratas de provincia, los marqueses de Aguayo fincaron casa en la capital del virreinato. Una descendiente de esta familia, María Ignacia Azlor y Echeverz, fundó en 1754 el convento de La Enseñanza, cuyo pequeño templo, en la calle de Donceles, es uno de los más bellos de la ciudad.

La fortuna de los Aguayo colapsó a principios del XIX. El marquesado desapareció en 1836. El palacio construido en la esquina de República de Chile y Belisario Domínguez sobrevivió de milagro a la piqueta. En los bajos del edificio funciona La Dominica, que abrió sus puertas en 1919 y es una de las pocas cantinas tradicionales que quedan en el Centro.


Conoce también
Bar La América
Esquina donde estuvo el Gran Café La Concordia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *