Primer Teatro Hidalgo

Calle Regina.
Antes Calle de Corchero: En esta calle estuvo
el primer Teatro Hidalgo.

Los teatros Principal, Nacional e Iturbide dominaban las grandes temporadas. Otros más pequeños intentaban atraer al público: el Unión, en la actual calle de República de El Salvador, el Puesto Nuevo de la hoy calle de Mesones, el Pabellón Mexicano en lo que entonces fue la calle de Arsinas, hoy Bolivia; La Esmeralda que luego se llamaría Teatro de la Fama y más tarde, en 1859, de nuevo La Esmeralda —la prosperidad de La Esmeralda ocurrió cuando el Iturbide se convirtió en la Cámara de Diputados y el Principal y el Nacional fueron tomados por la primera actriz Emilia Leonardi y sus temporadas acaparadas por ella. Entonces, algunos actores importantes actuaron en La Esmeralda.

En 1859, el empresario José M. Palacios arrendó el local y le puso el nombre de Teatro Hidalgo. En 1883, el propietario y empresario Albino Palacios se propuso hacer del Teatro Hidalgo un local tan grande como el Nacional. A partir de aquel año, el Teatro Hidalgo lucía muros de mampostería, palcos con columnas, lunetas de hierro y alumbrado de gas de hidrógeno. El viejo Teatro Hidalgo será recordado porque en los años treinta del siglo XX fue la cuna del movimiento renovador de teatro experimental, después del teatro improvisado en la casa de Antonieta Rivas Mercado, donde nació el Teatro Ulises. También en el Teatro Hidalgo encontró su lugar el Teatro Orientación que organizó y dirigió Celestino Gorostiza. En ese mismo escenario, Rodolfo Usigli ensayó varias de sus obras. Al final de esa década fue derruido. En mayo de 1962 se inauguró el nuevo Teatro Hidalgo, a un costado de la Alameda, en la calle que lleva su nombre.


Conoce también
Parroquia de Santa Catarina Mártir
Casa de Hernando de Ávila y Gerónima de Sandoval

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *