Presentación

El rescate de la memoria urbana ha sido una constante preocupación de los capitalinos durante el último siglo, objetivo tras el cual se han llevado a cabo diversas medidas a lo largo de ese tiempo. No obstante, la obsolescencia que caracteriza todo lo urbano ha dejado caer en el olvido la mayor parte de ellas, con excepción del proyecto emprendido por José Vasconcelos y los cronistas coetáneos, que consistió en colocar placas de azulejo en algunas esquinas del Centro Histórico y algunos otros puntos específicos de la Ciudad de México recordando hechos fundamentales en la historia de nuestra capital.

Tan noble proyecto, verdadera rosa de los vientos de nuestra historia más próxima, quedó inconcluso, pero las placas que hasta ese momento se habían colocado perduran.

Mi gobierno ha decidido retomar el proceso de recuperación de la memoria urbana que quedó interrumpido hace un siglo y convertir al Centro Histórico en una especie de museo vivo, a través de doscientas placas que nos muestran la riqueza histórica de las calles y los edificios que lo conforman. El paseante podrá descubrir, entonces, los nombres antiguos de las calles que recorre en compañía de los personajes que la habitaron y la hicieron célebre.

Estoy seguro de que continuar esta labor es cumplir con una deuda histórica.

Dr. Miguel Ángel Mancera
Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.