Plaza del Seminario

Plaza del Seminario.
Esta plaza se llamó así porque en este lugar estaba
el antiguo edificio del Seminario, que fue derruido
en los años treinta del siglo XX.

En el año de 1689 le encargaron al jesuita Simón Castro que eligiera el lugar donde se levantaría el Seminario; decidió ubicarlo a un costado de la Catedral, donde desembocaba la calle del Rélox. La primera piedra se colocó el 4 de diciembre de 1689 y se inauguró en octubre de 1697.

A un lado del Seminario quedaba un solar libre y ahí se construyó el Colegio de Infantes de la Catedral. Años después, en el año de 1749, esa parte exterior de la Catedral cambiaría con la construcción del Sagrario.

La desamortización de los bienes eclesiásticos afectó a los edificios del costado de la Catedral. El colegio dejó de serlo y se ordenó la demolición del Seminario. En su lugar surgieron comercios y dos hoteles. En el Colegio de Infantes abrió sus puertas el Hotel Central. El Seminario no fue demolido, Antonio Gutiérrez Victory lo compró y le dio uso como un conjunto de casas particulares; luego se convirtió en una vecindad y un hotel conocido como Hotel del Seminario, recordado como «el hotel de todos los inmigrantes».

Entre tanto cambio, Leopoldo Batres hizo los primeros descubrimientos del valioso sustrato arqueológico de la zona que Manuel Gamio continuó poco después, y que culminarían con el descubrimiento del Gran Templo Mayor.


Conoce también
Librería Porrúa
Hospital del Amor de Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *