Periódico El Hijo del Ahuizote

República de Colombia número 46.
En esta casa estuvieron las oficinas del periódico antiporfirista
El Hijo del Ahuizote, que en 1902 Juan Sarabia,
Ricardo y Enrique Flores Magón escribían, componían e imprimían.

El primer número de El Hijo del Ahuizote se publicó el 23 de agosto de 1885, dirigido por Daniel Cabrera; sus páginas combativas defendían el ideario liberal. No pocas veces la sátira era el instrumento crítico del régimen. El Fígaro, seudónimo de Daniel Cabrera, escribía sin pausa contra la dictadura.

En julio de 1902, Enrique y Ricardo Flores Magón alquilaron la publicación y se dedicaron a imprimir el diario. La imagen y el momento son conocidos: en febrero de 1903, El Hijo del Ahuizote colgó una gran manta de la casa donde hacían el periódico que decía: «La Constitución ha muerto». Se celebraba el 46 aniversario de la Constitución de 1857. El 8 de febrero de aquel año, los hermanos Flores Magón escribieron un artículo con ese título.

En esos años, Díaz decidió concentrar todos los subsidios en un solo periódico: El Imparcial, dirigido por el empresario oaxaqueño Rafael Reyes Spíndola, quien de la mano de su patrocinador no sólo modernizó la maquinaria donde se producía el diario sino introdujo nuevas reglas y formas de escribir y difundir las noticias. Así nació el periodismo a la americana que hizo de los escritores adornos prescindibles, anacrónicos, inútiles.

Las oficinas de El Imparcial estuvieron en el edificio del Hotel Regis, que se vino abajo durante el sismo de 1985. En el año 2007, Diego Flores Magón, bisnieto de Enrique, encontró la casa de la famosa fotografía donde estuvieron las oficinas de El Hijo del Ahuizote.  Ahora se ha convertido en un centro cultural.


Conoce también
Casa del empresario Íñigo Noriega
Almacén de granos de la ciudad, S. XVII

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *