Parroquia de San Sebastián

República de Bolivia número 85.
Parroquia de San Sebastián, una de las primeras parroquias
de indios que hubo en la Ciudad de México.

Construida en uno de los viejos barrios de Tenochtitlán, San Sebastián Atzacoalco fue una de las cuatro primeras parroquias de indios que hubo en la ciudad fuera de los límites de la traza española. Pocos templos del Centro Histórico conservan un sabor tan primitivo: su interior, cerrado por una techumbre plana, a base de vigas de madera, muestra cómo debieron ser los templos en los primeros días de la ciudad.

En los años inmediatos a la Conquista se levantó en Atzacoalco una modesta ermita que los franciscanos pusieron bajo el resguardo de San Sebastián. Por orden del virrey de Villamanrique, la ermita fue cedida a los carmelitas, quienes la tuvieron en sus manos hasta 1607. Ese año fue entregada a los agustinos. En 1750, el pequeño templo pasó al clero secular.

A pesar de estas mudanzas sucesivas, siempre estuvo consagrado al culto de San Sebastián, cuya figura ocupa el nicho central en la portada del edificio. San Sebastián fue el soldado del emperador Diocleciano que llegó a ser jefe de la guardia pretoriana y luego «eligió seguir a Cristo». Denunciado ante el emperador, fue condenado a morir asaeteado: desnudo y atado a un poste recibió una lluvia de flechas. Sobrevivió, sin embargo, y se presentó al emperador para reclamarle su persecución a los cristianos. Esta vez se le azotó hasta morir.

Sebastián fue nombrado defensor de la iglesia y protector contra las pestes. Es uno de los santos más representados por el arte. Desde el siglo XIX se convirtió en patrono secreto de los homosexuales. «Sebastián» fue el nombre con que Oscar Wilde firmó al salir de la prisión, y el que dieron a sus personajes Evelyn Waugh y Tennessee Williams.

Su papel de patrono contra las epidemias ha hecho que la comunidad homosexual lo considere protector contra el VIH.


Conoce también
Real y Pontificia Universidad de México
Fortaleza de las Atarazanas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *