Palacio de Iturbide

Madero número 17, Palacio de Iturbide.
Residencia del marqués de Moncada, asiento de la corte iturbidista, lujoso hotel y hasta local de billares.

Lo llamaban el Palacio de Moncada. Fue construido por los condes de San Mateo de Valparaíso para que lo habitara su hija, casada con el marqués de Moncada. La obra fue encargada al arquitecto Francisco de Guerrero y Torres. Una leyenda afirma que el lujo desbordante del edificio obedece a una instrucción del conde dada al arquitecto: agotar toda la dote de su hija María Ana en la construcción del palacio, para impedir que el manirroto marqués la despilfarrara.

Agustín de Iturbide arrebató el palacio a los condes de Valparaíso para asentar en él su efímera, ridícula corte imperial. Aquí se encontraba cuando fue aclamado emperador por el sargento Pío Marcha; de aquí salió para ser coronado el 21 de julio de 1822.

Un año más tarde, a la caída de Iturbide, el palacio quedó abandonado. Albergó un tiempo al Colegio de Minería. Luego se instalaron ahí algunas oficinas públicas. Más tarde se convirtió en casa de diligencias. En 1851 reabrió como uno de los mejores hoteles capitalinos. Así lo describió Manuel Orozco y Berra: «Se compone de cinco grandes compartimientos con 170 cuartos que se pueden reunir para formar habitaciones desde una hasta diez piezas. Un cuarto con los muebles necesarios, ropa limpia cada semana y luz para acostarse, vale seis pesos al mes… Se encuentra una fonda de las mejores de la ciudad, sala de baños, sastrería, un bazar con toda clase de efectos, boliche, cuartos para criados, caballerizas, campañilla eléctrica para hacerse servir y dentro de poco alumbrado de gas».

El hotel entra en decadencia a principios del siglo XX y termina por cerrar en 1928: su patio, uno de los más suntuosos del país, se convierte en billar. El edificio alberga negocios y despachos tan efímeros como la corte de Iturbide. Una institución bancaria adquiere sus ruinas en 1972: la restauración le devuelve su antiguo brillo.

¡Cuánta historia ha pasado ante sus muros!


Conoce también
Hotel Gillow
Edificio París

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *