Monumento a la Fundación de México-Tenochtitlán

Pino Suárez, a un lado de las oficinas de gobierno.
Monumento a la Fundación de México-Tenochtitlán.

Tres hombres y una mujer con su niño en brazos miran la señal de Huitzilopochtli. Sus cuerpos están hechos en bronce. Frente a ellos ocurre la hierofanía: «el águila posada sobre un nopal devorando a una serpiente». Se trata de una obra del escultor Carlos Marquina, inaugurada en 1970, a un costado de la avenida Pino Suárez, y a sólo unos pasos de la sede del Gobierno de la Ciudad de México. Representa el mito fundador de la gran ciudad, un acontecimiento que la mayor parte de las fuentes sitúa en el año 1325: el año 2 Casa del calendario mexica.

En la Crónica Mexicáyotl, el cronista indígena Fernando de Alvarado Tezozómoc dice: «En el año 2 Casa a 1325 años fue cuando entraron, llegaron y se asentaron dentro del tular y carrizal, dentro del agua en Tenochtitlán los ancianos mexicanos aztecas-chichimecas».

Según este documento de Tezozómoc, cuando el sitio mítico fue encontrado, un sacerdote pronunció estas palabras:

¡Y allí estaremos y allí reinaremos: allí esperaremos y daremos encuentro a toda clase de gentes! ¡Nuestros pechos, nuestra cabeza, nuestras flechas, nuestros escudos, allí les haremos ver: a todos los que nos rodean allí los conquistaremos! ¡Aquí estará perdurable nuestra ciudad de Tenochtitlán! El sitio donde el águila grazna, en donde abre las alas; el sitio donde ella come y en donde vuelan los peces, donde las serpientes van haciendo ruedos y silban! ¡Ese será México-Tenochtitlán, y muchas cosas han de suceder!

La tradición indica que justo en el sitio donde la señal fue encontrada, los sacerdotes levantaron un montículo de tierra.

Ahí, sobre ese montículo, se alzó la ciudad.


Conoce también
Plaza Juan José Baz
Templo donde descansan los restos de Hernán Cortés

4 comments on “Monumento a la Fundación de México-Tenochtitlán

  1. Ana Clavijo on

    Sólo para mejorar este excelente trabajo. Sería bueno incluir fotografías de los lugares para que de esta manera el lector tenga más referencias.
    Felicitaciones por sublime trabajo.

    Responder
  2. Manuel on

    Excelente material, como todo lo que nos regala Héctor de Mauleón, el único reproche sería sobre que se publicará como cualquier libro, vale la pena pagar, por conocer todo esto que esconde la ciudad…no sean ingratos

    Responder
  3. Ana Piñó Sandoval on

    Este conjunto escultórico es obra de Juan F. Olaguíbel, escultor de La Diana Cazadora y de la fuente de Petróleos. Extraña que Héctor de Mauleón no lo supiera. Debería investigarlo antes de publicar.

    Responder
  4. Jorge Senén on

    Los Aztecas tenían carnicerías (establecimientos, shops) de carne humana, La clase media-alta solamente se alimentaba de carne humana y la aristocracia Azteca comía corazones de niños recien nacidos de las otras tribus que vivían en sus dominios. Los Aztecas eran un pueblo de 200.000 habitantes, Hernán Cortés llegó a México con solo 300 hombres y unió a todas las tribus para derrotar a los Aztecas (unos 300.000 indigenas de otras tribus). Los Mexicanos que tenéis sangre indigena sois los descendientes de las tribus que ayudaron a los españoles a derrotar a los Aztecas. Hacer un monumento a los Aztecas es como si Alemania hiciera un monumento a los Nazis y a las camaras de gas que utilizaban para matar a los Judios. Los Aztecas eran crueles, sanguinarios y caníbales que tenían esclavizadas a todas las demás tribus. Repito, los indigenas que hoy en día viven en México son los descendientes de las tribus que ayudaron a los españoles a derrotar a los Aztecas.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.