Lugar donde estuvo la casa del médico Cristóbal de Ojeda

República de Guatemala número 31.
En este sitio estuvo la casa del médico Cristóbal de Ojeda,
que curó las quemaduras sufridas por Cuauhtémoc
durante su tormento, siglo XVI.

«Llegóse a mí y díjome en su lengua que él ya había hecho todo lo que de su parte era obligado para defenderse a él y a los suyos… que ahora yo hiciese lo que quisiese y puso la mano en el puñal que yo tenía, diciéndome que le diese de puñaladas y le matase». Así describe Hernán Cortés la captura de Cuauhtémoc.

Consumada la caída de la Gran Tenochtitlán, Cortés y los suyos iniciaron la búsqueda del tesoro que habían perdido en su fatídica huida. Bernal Díaz del Castillo narra las pesquisas de los españoles, que incluso enviaron buzos a revolver el fondo de los canales. Pero el tesoro no apareció.

En la tropa crecía la sospecha de que Cuauhtémoc lo hubiera escondido «y que Cortés se holgaba de ello porque no lo diese y haberlo todo para sí». El temible tesorero del rey, Julián Alderete, inició la presión para que Cuauhtémoc fuera sometido a «la cuestión de tormento». Al tlatoani mexica, así como al señor de Tlacopan, les mojaron los pies y las manos en aceite y se los quemaron a fuego lento. La tortura fue pavorosa: Cuauhtémoc quedó cojo y tullido. Las riquezas perdidas no fueron encontradas jamás.

En el juicio de residencia de Cortés, el médico Cristóbal de Ojeda declaró que él mismo se había encargado de atender “muchas veces” las heridas del soberano, ennegrecidas por el fuego.

Bernal narra que con ellos venían Juan Catalán, que curaba las heridas santiguándolas y ensalmándolas; maese Juan, que le curó un «ojo roto» a Pánfilo de Narváez, y el bachiller Escobar, que era boticario y se decía cirujano. Cristóbal de Ojeda es el primer doctor en Medicina que llega a México. Durante la repartición de predios, recibió uno en la calle de las Escalerillas. Don Artemio de Valle-Arizpe no lo incluyó en la lista de vecinos ilustres de esa calle. Y sin embargo, es preciso honrar su nombre: trajo a Nueva España los secretos de la Medicina.


Conoce también
Calle Corregidora
Casa donde nació y vivió Juan de Dios Peza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *