Lugar de la primera demostración pública del cinematógrafo

Madero número 53.
Aquí se realizó la primera demostración pública del cinematógrafo, 1896.

Dos franceses llegan a la ciudad en 1896 y reparten sus tarjetas por todas partes. Son Gabriel Veyre y Claude Ferdinand Von Bernard. Han sido enviados por los hermanos Lumière «para presentar al examen del ilustrado público mexicano el famoso cinematógrafo Lumière, que con tanto éxito se ha exhibido en las principales capitales del mundo».

El 14 de agosto de ese año realizan la primera mítica demostración de un invento que «ha recibido los aplausos del presidente francés Félix Faure». La demostración ocurre en el entrepiso de la Droguería Plateros. Aquel domingo los enviados proyectan una serie de «vistas» que duran minuto y medio y que dejan al público boquiabierto. Entre ellas, la famosa Llegada de un tren. «La escena es tan natural, que hasta parece percibirse el ruido del tren y el murmullo de los pasajeros», consigna El Monitor Republicano. Según Aurelio de los Reyes, «no faltó quien se saliera del salón precipitadamente, creyendo que la locomotora lo atropellaría».

Veyre y Von Bernard no sólo exhibieron las películas que traían de Francia —Bañadores en el mar, Salida de las fábricas Lumière, etcétera—, también filmaron los primeros «cortos» del cine mexicano: Porfirio Díaz se dejó tomar paseando a caballo en Chapultepec, recorriendo el Zócalo, y despidiéndose de sus ministros. Así se convirtió en el primer actor del cine mexicano —su esposa Carmelita, filmada en un carruaje, en la primera actriz.

Las funciones se repitieron en la Droguería Plateros durante varios días. Ocurrió ahí el principio de un sueño, de un encantamiento. Gente encerrada en un salón oscuro en donde todo lo imposible «cobra vida». ¡Quién no habría querido atestiguar ese momento!

La droguería fue demolida poco después. En 1910, el arquitecto Manuel Cortina levantó en su lugar el elegante edificio que, convertido en un Vips, sobrevive hasta nuestros días.


Conoce también
Casa donde vivió Manuel Payno
Diario del Hogar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *