Librería de la Viuda de Bouret

Francisco I. Madero número 14.
Aquí estuvo la célebre Librería de la Viuda de Bouret, considerada la mejor de México (1906).

Primero fue la Librería de Rosa, Librería de Rosa y Bouret, y Librería Bouret. Estuvo en el Portal de Mercaderes y Agustinos, en 1852, y en 1882 en la esquina de El Refugio y del Espíritu Santo (hoy 16 de Septiembre e Isabel la Católica). Al cambiar el siglo se estableció en la calle de Madero número 14.

Entre los anaqueles era común encontrarse a Luis G. Urbina, a Justo Sierra, a Luis González Obregón, a Ángel del Campo en busca de novelas de escritores franceses, diccionarios, poesía mexicana. La librería propuso con sus títulos un gusto, el de la sociedad porfiriana y el de los autores románticos. Los modernistas no encontraban su gusto entre esos libros.

En su época dorada, la atendía el francés Raoul Millié. Atravesó los años convulsos de la Revolución mexicana y en 1920, a consecuencia de la Primera Guerra Mundial, cerró sus puertas para siempre. Una época quedó atrás cuando lo hizo, la época porfiriana confiada en los hechizos de la cultura de París. El siglo XX despuntaba, Francisco Díaz de León y Santiago White trabajaban en sociedad e imprimían con cuidado y gusto ediciones como los Tres diálogos latinos de Francisco Cervantes de Salazar, que con seguridad halló espacio en la librería de la Viuda de Bouret. 


Conoce también
Imprenta de Luis G. Inclán
Antiguo Templo de Corpus Christi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *