Imprenta de don Ignacio Cumplido

Artículo 123 y Eje Central Lázaro Cárdenas.
Imprenta de don Ignacio Cumplido.

En la esquina de Artículo 123 (antes Calle de los Rebeldes) y San Juan de Letrán (hoy Eje Central) se alojó la imprenta del siglo XIX. Ahí se editaron muchos de los libros centrales de las letras mexicanas: El fistol del Diablo, de Manuel Payno; la colección de novelas conocida como La linterna mágica, de José T. de Cuéllar; El Cerro de las Campanas y El Sol de Mayo, de Juan A. Mateos.

De la imprenta de Ignacio Cumplido salieron los cuentos de Ignacio Rodríguez Galván, los poemas de Juan de Dios Peza, los libros filosóficos de José Miguel Guridi y Alcocer. Cumplido imprimió allí la Historia de la conquista de México, de William Prescott, los Cuentos de Navidad de Charles Dickens, la Historia general de las cosas de la Nueva España de fray Bernardino de Sahagún.

Imposible hurgar los libros del siglo XIX mexicano sin toparse una y otra vez con el lema «Imprenta de Ignacio Cumplido».

Don Ignacio instaló su taller en un templo abandonado, el del Divino Salvador. En 1841, con un grupo de periodistas e intelectuales, su imprenta sacó a la luz el primer ejemplar de El Siglo Diez y Nueve.

Desde que los papeleros lo vocearon por vez primera, El Siglo propagó las ideas liberales y enarboló la defensa de las libertades democráticas. Sus colaboradores fueron multados, perseguidos, encarcelados. Pero el diario volvió, siempre dispuesto a continuar la lucha. Según Guillermo Prieto, su éxito fue tal que «en cafés, tiendas, zaguanes y plazas» era común ver a un hombre leyendo en voz alta el periódico «en medio de una agrupación de gente».

El porfiriato lo estranguló económicamente en 1896. En donde estuvo ese monumento del periodismo, ahora circulan los autos.


Conoce también
Periódico El Siglo Diez y Nueve
Teatro Arbeu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *