Hospital del Amor de Dios

Calle de Academia.
En esta calle estuvo el Hospital del Amor
de Dios, para enfermos bubosos o sifilíticos, 1540-1788.

El padecimiento al que más se refiere Bernal Díaz del Castillo en su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España es el mal de bubas, es decir, la sífilis. Los conquistadores veían esta enfermedad con horror.

Bernal ofrece en su crónica una larga lista de víctimas del mal. Marcos de Aguilar, Juan del Puerto, Rodrigo Rangel. De este último, Bernal recuerda que «estaba siempre doliente y con grandes dolores de bubas y muy flaco, y las zancas y piernas muy delgadas y todas llenas de llagas».

Hernán Cortés fundó en 1524 el primer hospital de América, conocido hoy como Hospital de Jesús. En las instalaciones de ese nosocomio no había, sin embargo, cabida para los sifilíticos, a quienes se dejaba morir lentamente. Los médicos les recomendaban «que mamasen a una mujer de Castilla» para retrasar el avance de la enfermedad.

Fray Juan de Zumárraga se compadeció de ellos. Fundó el Real Hospital del Amor de Dios. En 1540, Carlos V ordenó que las rentas del pueblo de Ocuituco se destinaran al sostenimiento del hospital, que contaba con una sala para unciones en la que se aplicaban ungüentos a base de mercurio.

El hospital funcionó casi 250 años, durante los cuales dio nombre a la calle. En 1788 se hallaba en completa decadencia. Las autoridades determinaron que las unciones se practicaran en el nuevo Hospital de San Andrés. El Amor de Dios se declaró extinguido. A partir de 1791 sus cuartos de cobijo se convirtieron en aulas. Las de la Academia de San Carlos de las Nobles Artes de la Nueva España.


Conoce también
Plaza del Seminario
Lugar donde se fundió El Caballito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *