Fuente de la sirena

Pino Suárez número 30.
Fuente de la sirena en la casa de los Condes de Santiago
de Calimaya.

Una fuente, cuyo motivo principal es una sirena de doble cola que empuña una guitarra, parece observar a los visitantes que ingresan al patio del Palacio de los Condes de Santiago Calimaya. Esta sirena podría ocupar un lugar de honor en el catálogo de objetos misteriosos que existen en la ciudad. El severo desgaste de la pieza ha sugerido a los investigadores que podría ser anterior a la remodelación de la casa, efectuada a fines del siglo XVIII por el arquitecto Francisco Guerrero y Torres. El carácter acuático de la figura ha llevado a pensar, también, que podría ser un guiño: una referencia directa a los viajes por mar que hicieron los condes de Santiago, como adelantados de las Filipinas.

Escribe el cronista emérito de la ciudad, Guillermo Tovar y de Teresa: “Hace mucho tiempo me pregunté, ¿quién es y qué significa esa criatura tocando una guitarra, mitad mujer y mitad pez y cuya cola dividida se enrosca formando dos rizos…?

De acuerdo con el cronista, no se trata de una sirena, sino de una nereida. Las nereidas forman parte del cortejo de Poseidón y son criaturas amables; las sirenas, escribió Tovar, poseen un carácter fatal.

“Aquella nereida que toca la guitarra tiene su nombre: Galatea. Y tiene una historia: de ella (símbolo de la finura) se enamora el gigante Polifemo (símbolo de la rudeza: es un cíclope, un gigante de un solo ojo). Galatea es un emblema. Es la personificación de la cortesía, de las buenas maneras… ¿Qué quiere decir la presencia de la nereida Galatea en este patio? Quiere decir que en esa casa privan la buena crianza y las maneras pulidas, que brotan la cortesía y la hospitalidad…”.

¿Qué quisieron contarnos a los habitantes del futuro los señores condes? ¿Por qué sembraron el palacio con figuras enigmáticas, de las cuales la nereida y la cabeza de serpiente empotrada en la esquina son sólo algunas de ellas?

Vale la pena acercarse, mirar. Interrogar estos enigmas.


Conoce también
Templo donde descansan los restos de Hernán Cortés
Periódico El Siglo Diez y Nueve

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *