Casa donde nació el poeta Guillermo Prieto

Mesones número 10.
Aquí nació el poeta más querido del siglo XIX:
el escritor liberal Guillermo Prieto, 1818.

Vicente Riva Palacio lo describe: sombrero negro, ojos que se cierran y abren diez veces en cada palabra, anteojos de varillas de oro, bigote que se junta con la piocha, labios que de vez en cuando encubren una dentadura que ha sufrido «avería». «Es el más grande poeta de cuantos han nacido bajo el cielo de México», escribe Riva Palacio. En 1890, una encuesta del periódico La República lo unge como el poeta más popular de México.

No habrá en el siglo XIX un escritor más cercano al pueblo que Prieto.

El poeta nace en la actual Mesones, en la parte alta de una tienda de abarrotes conocida como el Portal de Tejeda. Su padre muere joven y su madre enloquece. Prieto queda al cuidado de unas antiguas criadas. En Memorias de mis tiempos, libro fundamental para conocer la vida en el siglo XIX, el poeta recuerda que una tarde, en un patio de vecindad, al olvidar los versos de un soneto, decidió inventarlos y lo hizo con tanta facilidad que se siguió de largo.

Antes de los 17 años funda con otros escritores la Academia de Letrán y comienza a escribir en el Museo Mexicano. En 1841, a los 21 años, debuta como cronista en El Siglo Diez y Nueve. A la hora de su muerte, en 1897, habrá colaborado —con el seudónimo de Fidel— en diarios y revistas publicados a lo largo de medio siglo.

Prieto combate a Santa Anna, es diputado en el Constituyente de 1857, acompaña a Juárez en su gobierno itinerante, lucha contra los franceses, colabora en la creación de las Leyes de Reforma, es ministro de Hacienda y, mientras tanto, publica cuentos, poemas, crónicas, ensayos, artículos políticos y críticas teatrales. La musa callejera (1883) y su Romancero nacional (1885) lo consagran como poeta del pueblo.

Tras su muerte, su viuda localiza el manuscrito de sus memorias: la vida del barrio en el que Prieto nació queda ahí pintada magistralmente.


Conoce también
Edificio Edison
Casino Alemán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *