Casa donde nació Agustín Lara

República de Colombia número 16.
Los biógrafos sostienen que en esta casa nació Agustín Lara,
aun cuando el músico poeta jamás reconoció haber nacido aquí,
el 30 de octubre de 1897.

Cuentan los biógrafos de Agustín Lara que el músico-poeta no quería decir el lugar de su nacimiento y que en algún momento decidió convertirse en veracruzano por adopción. Bien pensado, los rasgos centrales de las inspiradas canciones de Agustín parecen salidas de las calles de Sepulcro de Santo Domingo, así como del ambiente sombrío del centro de la ciudad de principios de siglo, antes que del trópico veracruzano: la bohemia, los bajos fondos, la sinceridad, la cursilería como moneda de cambio. Escribió Carlos Monsiváis del Flaco de Oro: «El personaje ha cuajado; mírenlo allí tocando el piano hasta el amanecer, con la mirada al pie de la ilusión, gratificándose con el aroma de una magnolia de suave matiz, fumando y bebiendo mientras desgrana versos y notas al oído de una diosa. La leyenda de Lara reúne todos los requisitos: es pródiga en anécdotas culminantes, deletrea una sensibilidad colectiva, convoca la burla fácil y el reconocimiento sardónico, exige de los fieles una sinceridad para padecer el amor». No deja de ser emocionante si uno se encuentra frente a esta casa que Lara haya entrado una noche con una línea obsesiva en la mente: «Vende caro tu amor, aventurera». Años después diría Lara: «He amado y he tenido la gloriosa dicha de que me amen. Las mujeres en mi vida se cuentan por docenas. He dado miles de besos y la esencia de mis manos se ha gastado en caricias, dejándoles apergaminadas».


Conoce también
Antiguo Palacio de la Inquisición
Antiguo Colegio de Cristo, Museo de la Caricatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *