Casa del empresario Íñigo Noriega

Academia número 12.
Aquí estuvo la casa de Íñigo Noriega, el empresario que financió la
asonada militar contra el gobierno de Francisco I. Madero, 1913.

El 9 de febrero de 1913, el financiero español Íñigo Noriega salió de la residencia que habitaba en Academia 12 y se dirigió a la prisión de Santiago Tlatelolco. Llevaba la cajuela de su auto repleta de armas. Un informe del estadounidense William Bayard a su presidente Woodrow Wilson afirma que la recolección de fondos para derrocar al gobierno de Francisco I. Madero se había hecho en México de manera descarada, y que la suma más importante la había aportado Íñigo Noriega, «a quien se suele llamar el Pierpont Morgan mexicano» (Pierpont fue el creador de la General Electric y uno de los hombres más ricos del mundo).

Nacido en Colombres, Asturias, en 1853, Noriega llegó a México en la adolescencia y comenzó a trabajar como empleado de cantina. Cuentan que su carácter chispeante y atrabancado simpatizó al dictador Porfirio Díaz. En pocos años, siempre al amparo del régimen, Noriega se convirtió en uno de los hombres de confianza de don Porfirio y amasó la fortuna más escandalosa en un tiempo pródigo en fortunas escandalosas: haciendas, minas, concesiones, monopolios.

El dinero de Noriega desató uno de los episodios más cruentos en la historia de la Ciudad de México, la Decena Trágica.

Una semana antes del golpe, en el mismo palacete de Academia 12, el hijo mayor de Íñigo asesinó a su propia hermana, en una historia de locura e incesto que hizo cimbrar a la ciudad entera.

La prolongación de la lucha armada arruinó a Noriega. El gobierno de Venustiano Carranza embargó buena parte de sus bienes. El empresario se refugió en Texas y murió en 1920.


Conoce también
Casa donde vivieron Leona Vicario y Andrés Quintana Roo
Periódico El Hijo del Ahuizote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *