Casa del Apartado

Apartado número 13.
Casa del Apartado: en esta antigua casa se «apartaban» las barras
de oro y plata extraídas de las minas de la Nueva España, 1655.

Los lingotes que llegaban a la capital de la Nueva España procedentes de las minas de Zacatecas, Guanajuato, Hidalgo, San Luis Potosí, Guerrero, Jalisco, Michoacán y el Estado de México eran depositados en una fábrica donde se realizaba el proceso de «apartado», técnica indispensable para separar el oro de la plata que muchas veces llegaban revueltos en la misma barra.

El edificio en que se realizaba dicha separación era la «Casa del Apartador», conocida como «Casa del Apartado».

En el siglo XVII, esta fábrica se erigió fuera de la antigua traza urbana, en un barrio poco poblado. Se decidió instalarla ahí, frente a una vieja acequia, para que el ruido de los operarios no molestara a los vecinos. El primer Apartador General de la Nueva España se llamó José de Retes y compró el cargo en sesenta mil pesos.

Una vez apartados los metales preciosos, las barras se enviaban a la Casa de Moneda, en donde se les convertía en monedas.

Los trabajadores del Apartado laboraban doce horas diarias a partir de las seis de la mañana. El mejor pagado era el que se hallaba en la boca del horno de fundición. El trabajo era arduo y tan tóxico que los operarios enfermaban y morían en pocos años.

En 1848, la Casa de Moneda se trasladó al Apartado. El antiguo edificio, próximo a cumplir doscientos años, había sido remodelado por el arquitecto Lorenzo de la Hidalga. Dicha institución funcionó en el edificio hasta 1970, en que se le trasladó a Calzada Legaria y luego a la ciudad de San Luis Potosí.

Hoy el inmueble funciona como Museo Numismático.


Conoce también
Casa de las Ajaracas
Casa de las Sirenas