Casa de Hernán Cortés

Isabel la Católica número 2, casa de Hernán Cortés.
Hasta esta esquina llegaba la inmensa residencia de Hernán Cortés, construida a principios del siglo XVI.

«Una ciudad dentro de la ciudad», así fue bautizada la magnífica residencia que Hernán Cortés se hizo construir en donde antes estuvo el palacio de Axayácatl: las Casas Viejas de Moctezuma. El predio abarcaba desde la actual Madero hasta Tacuba y desde Monte de Piedad hasta Isabel la Católica. Un cronista de la época asegura que fue necesario talar siete mil árboles para colocar la viguería que iba a soportar el techo. Adentro había salones, fuentes, jardines, caballerizas.

Ahí estuvieron las habitaciones personales del conquistador de México: la sede del flamante Marquesado del Valle de Oaxaca, que le fue concedido en 1529 y lo puso en posesión de 23 mil vasallos, cuatro corregimientos y tres alcaldías mayores.

Las autoridades novohispanas quisieron establecer en las llamadas «Casas de Cortés» la residencia del virrey y las oficinas administrativas de la Colonia. Los descendientes del conquistador lograron sostener el inmenso palacio construyendo, sin embargo, accesorias y casas de alquiler que, por su ubicación, les proporcionaban magníficas rentas.

Las cosas se complicaron para los herederos del conquistador a partir de 1567, en que los hijos de Cortés se involucraron en la llamada «conspiración de los criollos», cuyo fin era desconocer al rey de España y apoderarse del virreinato. Los herederos fueron expulsados de la Nueva España y se les prohibió volver. Las propiedades del marquesado quedaron en manos de un administrador. El cronista Marroqui informa que el tiempo venció la solidez del edificio y que un dictamen de arquitectura practicado en el siglo XVIII señaló que estaba en riesgo de venirse abajo. En 1836, el Sacro Monte de Piedad compró la propiedad al apoderado de los herederos de Cortés, Lucas Alamán. El edificio, resumen de cinco siglos de historia, ha sido reconstruido varias veces desde entonces.


Conoce también
Hotel de la Bella Unión
Hospital del Espíritu Santo y su iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *