Calle donde se estableció la imprenta de Antonio de Espinosa

República de Uruguay.
En esta calle se estableció una de las primeras imprentas de esta
ciudad, la de Antonio de Espinosa (1559-1575). En ella imprimió
la Gramática de fray Maturino Gilberti, uno de los primeros
libros editados en nuestro país.

Lucas Alamán escribió en su autobiografía, en 1843, estas líneas desengañadas y tristes: «En resumen, he servido a mi país con buen celo; le he proporcionado el restablecimiento de su minería, he dado consistencia a su industria, he impulsado todos los ramos útiles; jamás he abusado de mi situación para enriquecerme, y por remuneración se me ha quitado el empleo de consejero de gobierno que se me dio con la calidad de perpetuo, único premio que habré recibido por tantos servicios. En lo particular y doméstico he hecho por mí mismo la educación de mis hijos sirviéndoles de preceptor y enseñándoles latín, griego, francés, italiano y otras muchas cosas útiles. Dios quiera tratarme mejor que lo que han hecho los hombres».

El destino de Alamán cambió, sobre todo, a partir de que empezó a publicar sus Disertaciones sobre la historia de la República Mexicana, a las que siguió la Historia de México desde los primeros movimientos que prepararon su Independencia en el año de 1808 hasta la época presente de 1849 a 1852. La última parte de esta obra es el testamento político de Lucas Alamán, una profunda reflexión sobre el país y sus viejos y más antiguos males.


Conoce también
Residencia de los condes de San Bartolomé de Xala
Esquina donde se estableció una de las primeras tabernas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *