Café Progreso

16 de septiembre y Bolívar.
Antes Coliseo Viejo y Coliseo Nuevo: En esta esquina estuvo el famoso Café Progreso, gran centro de reunión al que asistían los actores de El Principal.

Antes de que se estableciera el Café Progreso, en el mismo lugar estuvo el Café Veroli, uno de los primeros cafés de la ciudad; el primero abrió sus puertas en el año de 1785, durante el gobierno del virrey Bernardo de Gálvez, en la calle de Tacuba. Guillermo Prieto describió así el Café Progreso: «El patio del café se extendía bajo clara techumbre de cristales, corriendo más sombrío bajo los corredores de la parte alta, subdividida en cuartos pequeños y salones para servicio de la fonda. Todo el patio y los bajos de los corredores lo ocupaban en todas direcciones y a cortos trechos mesitas de tripié de fierro y lámina barnizada, y en que se hacía el servicio del café y se jugaba ajedrez y dominó. En el fondo del café, y teniendo como respaldo un gran espejo, estaba el armazón de la cantina, trastos de servicio y el mostrador con charolas, pozuelos, tazas, servilletas para servirse café solo o con leche, tostadas, molletes, roscas de manteca, té, copas de catalán y de licor y, a hora oportuna, ponches y refrescos».

Con los años, el Café Progreso se convirtió en un hotel de mala muerte. La autoridad corrió a las mujeres y acabó con el hotel. En su lugar surgió el Casino Español. En la parte baja se estableció una cantina llamada la Noche Buena, tiempo después, en ese lugar apareció el Café Inglés y luego, a un lado, el Banco de Londres y México, que construyó Miguel Ángel de Quevedo.


Conoce también
Calle de Motolinía
Casa de Ángela Peralta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *