Café de Tacuba

Tacuba número 30.
Café de Tacuba, uno de los restaurantes más antiguos de México. Fue fundado por Dionisio Mollinedo en 1912.

Tacuba es la calle de la Ciudad de México en la que se estableció el primer café. Era 1785 ó 1786 y, según Artemio de Valle-Arizpe, a las puertas del establecimiento los camareros incitaban a los transeúntes: «Entren a tomar café con molletes, al estilo de Francia».

Pocos años más tarde existían cafés hasta en los barrios más apartados. Se convirtieron en «centros de reunión de escritores, de militares, de clérigos, y en general de gente ociosa». Una bulliciosa clientela se acodaba en sus mesas, según la enumeración de Luis González Obregón, para jugar naipes, componer el mundo y leer y comentar en voz alta, a veces a gritos destemplados, noticias contenidas en diarios y gacetas.

Los «charlistas de café» formaron una tribu urbana de la que queda registro en páginas escritas por Manuel Payno y Guillermo Prieto.

En una casona del siglo XVII, situada en esta calle, y en lo que poco antes había sido una lechería con expendio de pan dulce, el tabasqueño Nicolás Mollinedo abrió en 1912 el Café de Tacuba, que en los años veinte y treinta del siglo XX habría de convertirse en el sitio favorito de políticos, escritores, actores e intelectuales.

Decorado desde entonces con talaveras y «motivos mexicanos», el Café de Tacuba fue elevado al rango de clásico metropolitano. Cierta leyenda asegura que ahí se llevó a cabo en 1922 la recepción de la boda de Diego Rivera y Guadalupe Marín (la pareja se casó en realidad en Guadalajara); otra, que en las mesas del establecimiento, Agustín Lara compuso Señora Tentación, una bella canción dedicada ¡a la esposa del señor Mollinedo!

Lo que sí forma parte de la historia es el asesinato en una de las mesas, en 1936, del gobernador electo de Veracruz, Manlio Fabio Altamirano. El crimen fue atribuido a sicarios del grupo La Mano Negra. Los empleados relatan que en el café suceden las apariciones de una monja que flota bajo los murales del pintor Carlos González.


Conoce también
Casa donde murió Antonio López de Santa Anna
Casa donde vivió La Malinche con su marido Juan Jaramillo