Bar La América

Avenida Juárez esquina Callejón de Coajomulco, hoy José María Marroqui.
En el año de 1901, aquí estuvo el Bar La América, centro nocturno de la sociedad porfiriana.

Si un hombre de principios del siglo XX atravesara Santa Isabel (hoy Eje Central Lázaro Cárdenas) sobre la avenida Juárez rumbo a Reforma, sus pasos lo llevarían hasta López y luego a Dolores. Unos pasos adelante, el mismo hombre encontraría Coajomulco. En esta calle, envueltas en la oscuridad, las siluetas de hombres y mujeres subían y bajaban de un viejo edificio. Ahí estaba La América. En tiempos de lluvia, estas calles se enfangaban y se volvían callejuelas oscuras, clandestinas, propicias al delito.

El escritor Ciro B. Ceballos escribió: «Todos los trasnochadores ricos o pobres, elegantes o humildes, que se habían divertido en algún baile, que habían reído en algún velorio, o se habían excitado en la ópera con los poblados sobacos de una italiana diva o en las tandas del Teatro Principal con las libidinosas contorsiones de alguna calipigia española, tenían inevitablemente que recalar de arribada forzosa, en ese popularísimo lugar, verdadero refugio de pecadores y pecadoras y hasta de “impecables”».

La América no cerraba sus puertas. Ese bar derrotó a la penumbra cuando sus candiles sustituyeron las bujías por los focos eléctricos. A partir de las doce resplandecía de aventura y novedad. Los bebedores de la ciudad se sentaban a las pequeñas mesas de mármol dispuestos a perder una noche de su vida entre copas.


Conoce también
Lugar donde falleció el compositor Felipe Villanueva
Residencia de los marqueses de San Miguel Aguayo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *