Antiguo Colegio de Cristo, Museo de la Caricatura

Donceles número 99.
Antiguo Colegio de Cristo. Desde 1986, en este edificio que
funcionó como escuela para sacerdotes, se resguarda y difunde
la obra de caricaturistas mexicanos.

Larga, variada, hermosa, la calle de Donceles no es sólo la de las librerías de viejo y las tiendas de artículos fotográficos; no es sólo la de El Colegio Nacional, el viejo edificio de la Academia de la Lengua, la antigua Cámara de Diputados y el esplendoroso Teatro de la Ciudad: Donceles es también la calle del primer hospital para mujeres dementes —el del Divino Salvador—; la calle en que el barroco alcanzó su culminación con el inigualable Templo de La Enseñanza. Pero en el viejo Centro, Donceles es sobre todo una de las calles con más rancio sabor virreinal.

Ya estaba ahí en 1524 cuando llegaron a vivir en ella —para sembrarla de palacios— algunas de las familias más acomodadas de la ciudad: aún se investiga si su nombre procede de los juniors novohispanos que la habitaron o bien de los alumnos del antiguo y noble Colegio de Cristo.

En 1612 muere el acaudalado Cristóbal Vargas Valdés: dispone que una parte de su fortuna sea destinada a la fundación de un colegio del que egresen «sacerdotes y personas doctas […] de mucho servicio y provecho para Dios Nuestro Señor». Así, con una portada ricamente labrada que lo convierte en uno de los edificios más bellos de la calle, El Colegio de Cristo abre sus puertas con una dotación de becas para doce colegiales pobres y un rector.

Los sesenta mil pesos legados por Vargas se agotan con el tiempo. En 1754, para impedir su cierre, el colegio es tomado por los jesuitas. Quedará en manos de esta congregación hasta la entrada de las Leyes de Reforma. El edificio se convierte entonces en vecindad y en despachos de abogados (en 1972, Arturo Ripstein filmará aquí El castillo de la pureza).

El inmueble es arrancado de la ruina tras los sismos de 1985. Dos años más tarde se le convierte en Museo de la Caricatura. Su ambiente sigue siendo el de una casa virreinal.


Conoce también
Casa donde nació Agustín Lara
Lugar donde vivió el Correo Mayor del reino Martín Olivares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *