American Photo Supply

Madero número 42.
En este edificio estuvo la American Photo Supply, el sitio donde se comercializaron las primeras cámaras fotográficas.

El anuncio del periódico decía: «Usted puede ser fotógrafo». Comenzaba el siglo XX y en la Ciudad de México causaba sensación una tienda que ofrecía cámaras fotográficas, placas, instructivos de manejo y manuales para instalar cuartos de revelado en la comodidad del hogar. Se llamaba American Photo Supply. Estaba en la calle más elegante de México: Plateros.

Con sus casonas virreinales y sus edificios de estilo ecléctico, Plateros era la calle donde se asentaban los mejores estudios fotográficos, en una tradición iniciada en 1839, año en el que el francés Jean Prelier desembarcó en Veracruz con los primeros daguerrotipos y capturó la primera imagen fotográfica tomada en México.

Prelier instaló ese año un estudio de daguerrotipia en el número 9 de Plateros. La facilidad con que los aparatos que traía consigo reproducían el mundo enloqueció a la ciudad decimonónica, que adquirió muy pronto una pasión desaforada por el retrato.

Desde entonces, diversos estudios —de daguerrotipistas primero; de fotógrafos después—, se instalaron en Plateros (Martel, Briquet, Cruces y Campa). Acudir al estudio fotográfico en las grandes ocasiones —bodas, cumpleaños, ¡incluso defunciones!—  se volvió una obligación de la vida cotidiana.

En 1894, la American Photo tomó posesión de un edificio en Plateros. Era más que un estudio: un gabinete de maravillas que ponía al alcance todo lo necesario para tomar una fotografía y que además editaba una revista: El Fotógrafo Mexicano, con información para amateurs y profesionales.

La American Photo lanzó al comenzar el siglo XX las primeras cámaras portátiles. «Usted puede ser fotógrafo». La frase significaba el principio del fin de los estudios. Abría, para la gente común, una nueva forma de ver. De recordar.


Conoce también
La Nacional
Periódico El Monitor Republicano

One comment on “American Photo Supply

  1. Héctor Herrera on

    En el año de 1906, Don José María Herrera ( fundador de la dinastía de 4 generaciones de fotógrafos Herrera) llegó desde la ciudad de Puebla a trabajar como ayudante del almacén y asistente del laboratorio de la American Photo Supply Co. dependiente de la Eastman Kodak Co, ubicada en la calle de San Jerónimo en el centro de la ciudad , donde trabajó 4 años . Con los conocimientos adquiridos estableció en 1910 su primer estudio fotográfico en al calle de San Miguel num 11, hoy J M Izazaga.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.